Conectarse

Recuperar mi contraseña

Mensajes1
Últimos temas
» Reglas generales del foro
Jue Ene 03, 2013 6:20 pm por Vlad Enescu

» Ficha del Vampiresco Vlad/Romania
Jue Ene 03, 2013 6:19 pm por Vlad Enescu

» duda de ficha nya!
Lun Oct 31, 2011 4:23 am por tsuki

» Hola hola!!! ^^
Lun Oct 31, 2011 1:10 am por tsuki

» ¿Qué pasaría si el de arriba no existiese?
Vie Ago 26, 2011 10:18 pm por Elizabeth Hedevary

» ¿Que harias si el de arriba te acorrala, acosa y besa?
Vie Ago 26, 2011 10:17 pm por Elizabeth Hedevary

» In the End (Argentina,Bolivia,Brasil,Chile,México,Perú) Parte 4º
Lun Ago 22, 2011 12:05 am por Manuel González

» Salam alaykum (Hola~)
Jue Ago 18, 2011 11:07 pm por iceland

» Confesionario
Jue Ago 18, 2011 4:55 pm por Elizabeth Hedevary





Ir al perfil de:

Abrir en una nueva pestaña


Libertad encadenada fic USAXUk

Ir abajo

Libertad encadenada fic USAXUk

Mensaje por Alfred J. Jones el Mar Mayo 10, 2011 2:04 am

Título: Libertad encadenada
Pareja: USAxUK
Autor: Pauly~
Advertencia: cuidado con la que podría convertirse en horrografía (Me esfuerzo -llora-) Mínima edición.
Summary: Los festejos se dejan oír resonando entre las calles, con fuegos artificiales y alegría general, exclamando por libertad. En aquel ambiente él no podía sentirse más aprisionado. Reflexiones de USA. Capítulo único.



Libertad encadenada


Ocurría una vez más, aquella rutina imposible de eludir. Cada vez que llegaba ese día, sentía emociones totalmente contrariadas. La gente en las calles celebraba contenta, a los niños les interesaban sus raíces, las risas y alegrías se vestían de blanco, rojo y azul, representando un ícono que era un sueño, una idea de libertad. Un comienzo datado para que la felicidad residiera en aquellos que decidieran tomarla entre sus manos y hacerla suya con todas sus fuerzas.

Pero era exactamente lo contrario a lo que el norteamericano sentía, aprisionado a sus sentimientos.

Se reclina en su silla, con Texas en la mano para descansar un momento, perdiéndose en este. Y los recuerdos no paran de fluir, las emociones de calidez y tranquilidad, mucha de la que solo le entregaba Inglaterra. Él alguna vez, había sido un niño asustadizo, pues se sentía demasiado pequeño para una tarea tan monumental, como lo es convertirse en un país donde las personas viviesen apaciblemente. Sin embargo, había llegado el europeo de las cejas grandes, que le hacía reír con su lenguaje tan formal y los cuentos de hada que tanto le atraían. América si había visto a los amigos mágicos de su protector alguna vez, pero había decidido olvidarlo por considerarlo una niñería. No obstante sabía que deseaba ser ese niño nuevamente, ser cuidado, abrazado y besado por él...

Sonrió mientras se sentía un poco más compuesto.

Muy diferente a aquellos días lejanos y felices, se encontraba el deje de amargura que plagaban las imágenes que tenía por recuerdo, la sangre, la discusión, el cansancio. La guerra. Porque si había alguna palabra que lo descolocara de esa forma era ella. Guerra de independencia, la promesa de ser un gran territorio apartado de los brazos protectores de lo que era Inglaterra. Porque esas ansias de libertad habían terminado con la lluvia de ese día, le fusil frente a lo que fue su hermano mayor, viéndole indefenso y derrotado frente a él. Esos brazos ya no lo envolvían en una caricia, sino que soportaba el peso de su cuerpo vencido.

Y entonces dejó de ser el hiperactivo héroe para dar paso a la tregua de sus energías.

Mientras en su corazón seguía debatiéndose en la lucha de emociones, pasando de la tristeza a la nostalgia y alegría en un santiamén, y revolviéndose en un caudal que lo dejaba exhausto, el cual iba a desembocar en los recuerdos de la razón por la cual había decidido separarse de la cómoda situación con el inglés; y aquello era nada más y nada menos que por el amor que le profesaba desde lo más tierno e ingenuo de su corazón de niño; además de las ansias justificadas de libertad, el por qué de aquella guerra era porque amaba a su hermano mayor. Como gran pecado, albergaba la esperanza de ser algo más que su colonia, su benefactor, su hermanito. Deseaba ser su amante. Aquel que robara su aliento, sus abrazos, sus pensamientos. No quería más que ser amado como igual.

Mas aún, entendía que aquello era un anhelo inalcanzable, el que se escurría entre sus manos. Porque Inglaterra ahora le odiaba, le odiaba como igual, eso había conseguido. Y lo trataba tal cual trataba a los demás, sin ninguna diferencia relevante por un pasado juntos. Por eso, cada vez que el caballero inglés era acosado por Francia, él dejaba de platicar sobre salvar el mundo, a perderse entre mil pensamientos.

“Abrázame.” solía repetirse con fuerza, comiendo su hamburguesa con evidente rapidez y esperanzas de acabar con aquellas molestas emociones.

“Protégeme.” y miraba su mano vacía de otra que le entregara la calidez que no volvería.

“Me gustas, Inglaterra” pensaba con fuerza, esperando poder decirlo en voz alta, y se dejaba arrastrar por el vendaval de emociones que partían en la idea de que amaba al malhumorado, poco paciente y chapado a la antigua, inglés. Con la locura de saber que no por haber dejado de pertenecerle como territorio y riqueza, su cordura estaba atada a él permanentemente. Aprendía cada día a vivir con alegría, para ocultar lo sucedido.

Los fuegos artificiales iluminaron por varios minutos el cuarto en el que se hallaba divagando; formándose enormes flores brillantes en el cielo. Y una pequeña lágrima que fue secada de inmediato brilló fugazmente; y lo único que pudo oír fueron los gritos que proclamaban libertad con el pecho henchido de orgullo.

Orgullo del que Estados Unidos no podía hacerse participe por más que intentase. Porque no podía olvidar el pasado, anclándose al presente y avanzando sin mirar hacia el futuro. A tontas y a locas. “Muy poco elegante.” diría Iggy, con sorna en la voz. Y el rubio de lentes lo acallaría con una sonrisa poco usual, una sonrisa alejada de la felicidad que pretendiese entregar. Y el inglés se alejaba para reprimir los impulsos de abrazarlo y acercarse a él tal cual lo hubiese hecho hace siglos atrás.

Se levantó del despacho con el semblante serio, dispuesto a perderse entre las calles y celebraciones que lo festejaban exclusivamente a él. Para no olvidar que en realidad celebraban la independencia, no el aprisionamiento de su alma por los sentimientos que profesaba.

Todo esto sucedía un 4 de Julio de cada año. La fecha fantasma en la que Inglaterra se escondía entre la multitud en su ex-colonia y le seguía para intentar encontrar el mismo sentimiento que le unía durante toda una historia a él. El deje amargo, dulce y salado del cariño, del fuego de la soledad, del amor apacible que espera.

0/0/0/0/0/0/0/0

Well, well~ Yep, soy una niña que escribe fics~ muy malos, pero bueeee~ este lo escribí hace tiempo y estaba por allí en ff.net Y queria hacer mi aporte al foro :3 y eso~
Espero les haya gustado, au revoir~~


Pauly out~
avatar
Alfred J. Jones
Americano

Mensajes : 16

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Libertad encadenada fic USAXUk

Mensaje por Feliciano Vargas el Vie Mayo 13, 2011 8:15 am

Me gustó... lo leí el otro día pero por prisas no comenté. ¡Me encantan los ficcs llenos de sentimiento! No he visto horrografía como dices xD Si tienes mas, súbelos ;D



Spoiler:
avatar
Feliciano Vargas
Administrador Amante


Mensajes : 43
Ubicación : -En una caja de tomates-

Ficha estudiantil
Clubs: Periodismo y Cocina

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.